17 enero 2008

Un segundón de primera

Dentro de la última hornada de novedades con que nos están inundando los fabricantes de maquetas, hay una que quiero destacar y que da pie a este comentario. Se trata del Studebaker US6 que ha sacado a escala 1/35 la marca ucraniana ICM, vehículo que este fan de los camiones consideraba fundamental que alguna marca le dedicara un kit. Posiblemente el "Stud" haya quedado injustamente relegado en la historia de la automoción militar al puesto de "segundón" detrás del GMC CCKW 353/352. El hecho de que los USA estandarizaran el GMC para sus fuerzas armadas, hizo que la casi totalidad de la producción del Studebaker fuese destinada al "Lend-Lease", al préstamo y arriendo con que los USA ayudaron en masa a sus aliados. Desde junio de 1941 hasta agosto de 1945, la producción casi completa de las 105.000 unidades del modelo 6x6, más la inmensa mayoría de las 90.000 unidades del modelo 6x4, fueron enviadas a Rusia desde la factoría de la Studebaker Corp. en South Bend, Indiana.



Y allí en Rusia es precisamente donde el Studebaker se ganó por derecho propio su primer puesto. Faltos de vehículos con similares características y aptitudes, los rusos hicieron del "Studer", como lo apodaron cariñosamente, una pieza fundamental no ya sólo de sus unidades de transporte, si no incluso de las de combate en primera línea, al servir de plataforma (junto a otros modelos) para los celebérrimos lanzacohetes Katiusha. Sus 94 caballos de potencia se adaptaron bien a rodar entre el polvo del verano, la nieve del invierno o los lodazales del otoño, sobrecargado hasta límites increíbles y sirviendo además como tractor de artillería, tanto de anticarros de 76 mm. como de obuses de 122 mm. Los salvajes combates del frente del Este a menudo dejaron sus chapas dobladas por los golpes, perforadas por impactos, las lunas reventadas, los faros deshechos. Pero aquel condenado camión seguía adelante...



Al comienzo de la guerra, buena parte de los Studebaker llegaban vía marítima a través de los arriesgados e infernales convoyes del Artico que se abrían paso duramente hasta los puertos de Murmansk y Arjangelsk. Cuando a finales de 1942 los ataques alemanes y el crudo invierno se combinaron para exigir un duro tributo de vidas y barcos, se decidió darle la vuelta a la tortilla y mandarlos a través del recien abierto "Corredor Persa" que salía de Irán hacia la URSS. La Studebaker montó dos plantas de ensamblaje en los puertos de Andimeshk y Bandar Shahpur, y desde allí por carretera, y cargados con todo tipo de suministros, los convoyes se lanzaban por una larguísima y áspera ruta hasta Vladikavkaz en el Cáucaso. 184.000 vehículos lograron colarse por esa ruta y contribuyeron sin duda ninguna a que la "apisonadora soviética" llegara a Berlín...



Aparte de un puñado empleado por la 8th Air Force en sus bases británicas y un pequeño número que se colaron en la estructura logística del US Army, los pocos Studebaker recibidos por el resto de aliados se reparten entre los enviados a Australia (que terminada la SGM aún montaron el stock que les quedaba en cajas y se llegaron a utilizar por el contingente enviado a Vietnam), Guatemala (aunque no entraran en acción, gracias Eduardo), y los pocos recibidos por Gran Bretaña, entre ellos las versiones semi-trailer del mítico 51 MT Squadron de la RAF, encargado del apoyo logístico durante la campaña africana. Como curiosidad, la perplejidad de los soldados americanos durante la guerra de Corea, al encontrar en el campo de batalla los Studebaker enviados años atrás a la URSS recien cedidos por esta a Corea del Norte...

3 comentarios:

corsaria dijo...

A escala 1/2 había un par de maquetas de la casa ICP.
http://tinyurl.com/26lgfn

Aquí tienes un vídeo con varios de estos monstruos rugiendo:
http://www.youtube.com/watch?v=64NxXb_4Omk

Saludos. :)

corsaria dijo...

*Escala 1/72 :)

Javier Diesel dijo...

Se agradece vivamente el vídeo, muy interesante!

Un saludo